Saltar al contenido

Otoscopio pediátrico: ¿Cuál escoger?

otoscopio pediatrico

Los oídos son una de las partes del cuerpo humano más propensas a infectarse. Con la invención del otoscopio se hace sencillo analizarlo más rápido y con mayor claridad. Al pasar de los años ha mejorado sus funciones gracias a la tecnología, y actualmente se han desarrollado modelos de otoscopio para examinar infantes. De esta forma se obtienen datos más precisos a la vez que se protege más el oído del pequeño.

Cada tipo de otoscopio pediátrico tiene una estructura que lo diferencia de los demás. Si lo que buscas es una guía del tema, estás en el lugar correcto, pues aquí te los mejores y al mejor precio.

Mejores ofertas de otoscopios pediátricos

Seguro te preguntas, ¿Dónde comprar un Otoscopio pediátrico?, ¿Cuáles son las mejores marcas y ofertas? Acá te presentamos nuestras recomendaciones:

Healifty

Healifty otoscopio de bolsillo: Modelo de un tamaño pequeño ideal para el diagnóstico de edades pediátricas. También es posible colgarlo del bolsillo como un bolígrafo. Está dotado de tecnología de iluminación LED, pero las baterías requeridas (tipo AA) no vienen incorporadas.

Es muy útil en el diagnóstico de la otitis media y externa debido a su amplio alcance de visión. Ser tan fácil de manipular lo hace idóneo para los aprendices y enfermeras de poca experiencia. La cabeza es retirable y al quitarla se puede convertir en una linterna fácilmente.


otoscopio Uxsiya

Uxsiya: Este equipo tiene sus bombillas de tipo LED. Ello hace que la iluminación sea más clara, sin reflejos ni sombras que la entorpezcan. Dentro del kit de venta se incluyen 4 cabezales de distintos tamaños. Usa lente giratorio para hacer posible ampliar y alejar con el zoom.

Está compuesta por materiales resistentes como el metal y además la goma que forma parte del mango. Por ello la vida útil del equipo es muy superior a la de uno de plástico. Las cabezas son acolchadas y suaves, ideal para una otoscopía cómoda.


Mini Otoscopio Bysamey

Mini otoscopio Bysameyee: Este es un otoscopio de iluminación LED directa de luz blanca. Está diseñado con material de latón y plástico por lo que es liviano y fácil de manipular. En el set de venta se incluyen cuatro espéculos de distintos tamaños.

Los tamaños son de 2.4, 3.0, 4.0, y 5 mm de diámetro haciéndolo apto para casi todas las edades. Para alimentar la iluminación requiere de un par de baterías tipo AA, que no vienen dentro de la oferta.


Mini kit Candy TT

CandyTT: Este modelo está disponible solo en color negro. Su cabezal es en forma de aguja y viene con tres espéculos reutilizables. Su lupa es de tipo giratoria y al retirarla se le pueden insertar dispositivos externos. Está hecho totalmente de metal, excepto por los espéculos que son de goma.

Características del otoscopio pediátrico

Una de las desventajas de los modelos antiguos era su poca movilidad. Por lo general eran toscos y de gran tamaño, haciendo su manipulación un poco molesta. Para mejorar este aspecto se crea el otoscopio pediátrico portátil.

Con un largo período de prueba y experimentación los desarrolladores lograron reducir el tamaño. El nuevo modelo es tan reducido que se le denomina de bolsillo y su calidad no disminuyó. En vez de estar conectado directamente a una fuente de electricidad, cuenta con baterías recargables.

Su estructura base sigue siendo la misma, parte inferior y parte superior. La parte superior es donde están las luces y la lupa, esencial para observar el conducto auditivo. Tiene forma de cono, el cual en la punta está protegido por un cobertor de plástico (espéculo). En algunos casos para reducir y aumentar el zoom hay un regulador, parecido a una perilla insufladora.

En la parte inferior es por donde se sostiene, el mango como se le llama comúnmente. Las pilas recargables que alimentan al sistema de iluminación están allí. Entre las dos partes hay un sistema electrónico que las une y hace que la herramienta funcione correctamente.

Examen de oído usando otoscopio pediátrico:

Otros tipos de otoscopios pediátricos

  • Otoscopio pediátrico digital: La diferencia de este radica en el sistema electrónico que tiene integrado. En vez del lente giratorio y la luz, lo que tiene en la parte superior es una pequeña cámara. La imagen de la cámara se muestra por fotos en un dispositivo digital, que son de alta definición.
  • Otoscopio pediátrico inalámbrico: Es muy parecido al digital, solo que su sistema no se basa en cables. Las imágenes que capta la cámara se transmiten a través de la red wifi. Trae ventajas pues no solo se pueden transmitir fotos, sino videos en directo a varios dispositivos, haciendo el diagnóstico más fácil.
  • Otoscopio pediátrico halógeno: Uno de los primeros modelos es el halógeno. La posición de la bombilla es en el cabezal, haciendo que la iluminación al conducto sea directa. Lo malo es que cubre casi todo el campo de visión, y hace sombras y reflejos un poco molestos. Claro, con referencia a precios son los más baratos del mundo.

  • Otoscopio pediátrico de fibra óptica: Este modelo tiene una gran mejoría en cuanto a iluminación y campo de visión. A diferencia de su predecesor la imagen es clara, sin ningún tipo de sombras ni reflejos. Lo que se logra gracias a que la iluminación se encuentra en el mango, y no en el cabezal.
5/5 (1 Review)